Make your own free website on Tripod.com

 

La Biblioteca Perdida de Phantasia
PrincipalAnillosBannersComentariosEnlacesLibro de visitas
Akai
Azur

Jost
Koji
Latin_D
Proximo capitulo

Turn

un fanfic de Card Captor Sakura
por Tin Mandigma

traducido al español por Azur

Card Captor Sakura y personajes mencionados en este texto son Copyright © CLAMP.


Parte 3: To Me


Tuwing idadampi mo ang iyong labi sa aking noo
Tila mata itong sumisilip sa bintana ng sking puso
Nahahawi ng mainit mong hininga ang mga tuping
Tumatabing sa pangungulila at pag—iisa.
Nanunulay ang aking kaluluwa sa pilikmata.

Richard Gappi "Noo" (Belitaw 1999)

Tus labios cuando tocan mi frente,
Se asoman como si fueran ojos a la ventana de mi corazón.
La tibieza de tu aliento despliega las vendas de anhelo y soledad.
Y mi alma pende de una pestaña.

Las hojas se rompieron suavemente bajo sus pies desnudos, como fragmentos de cristales olvidados cuales se rehusaban a quebrarse. Pero rompiéndose y quebrándose estaban sin embargo, lastimando su piel con miles de dolorosas estocadas hasta que cada paso era agónico. Pero suaves, sí, pensó él mientras se inclinaba y las recogía en sus manos, observando cada grieta y fisura, y cada descolorida línea, como si las atrapara en un momento de desintegración. Tan frágiles eran, tan inocentes para impedir su fallecimiento si él así lo hubiese querido, que supo que podría lacrar su existencia como si fueran desarticulados hechizos en miniatura. ¿Y después adonde irían? se preguntó a sí mismo mientras que su borrosa vista se enredaba con los rígidos brazos agonizantes de los árboles, esos insensibles guardianes de madera, y casi podía imaginárselos estirándose hacia él y sofocándolo, alzando su azotado cuerpo hacia la despiadada mirada del brillante cielo hasta que se resquebrajara como una multitud de hojas moribundas. Su aliento ardió en su garganta y echó sus manos fuera de su propio abrazo vacío. No. Mejor sería que permanecieran rotas para siempre a que debieran quebrarse una y otra y otra vez.

Mejor que él las rompiera ahora.

Así que... susurró en su mente. Romper.

Huyeron hacia el suave viento que se levantaba y se demoraron allí por un convulsivo momento, como cenizas perdidas preguntándose si finalmente debiesen morir y regresar al polvo de donde venían. Pero no provenían del polvo, no estaban hechas de polvo, se dio cuenta repentinamente. Ingeniosas cosas, ahora que conocían su caricia, y su caricia no conocía la tierra bajo su piel, o el viento en su cabello, o el abrigo de un dosel desnudo, no retumbaría por la percepción de la naturaleza cayéndose a pedazos bajo sus propios dedos. Pero se romperían, y muy fácilmente, pensó, y ese pensamiento también era una advertencia.

Porque en ese momento llegó ella, y las hojas huyeron hacia ella, valientes, valientes. Seguramente sabían que si iban hacia ella no tendrían más escapatoria. Ese sería el fin para ellas, porque conocían la caricia de él y la conocían a ella.

Seguramente.

—Que hermoso —dijo ella alzando sus manos.

Ella debe haber estado observando por mucho tiempo, y él tuvo un momento para sentirse avergonzado por haber olvidado que ella estaba allí, pero ella no podría culparlo, verdad, si él permaneciera en su casi agonía como hojas moribundas, como cenizas muertas. Polvo al polvo. Pero él provenía de ella, así que regresaría a ella. Una terrible desolación lo llenó por completo. Ah, ¿por qué pensar en eso justo ahora? ¿Por qué no entonces, aquella noche, cuando aún tenía elección, y cuando podías haber elegido no conocerla y podías haber elegido permanecer intacto? Así que ahora te detienes y quieres que ella se mantenga alejada porque temes que ella te vea caer en pedazos por una mirada de debajo de esas espesas y rizadas pestañas, por una simple sonrisa curvando esa deliciosa boca, oh dios, oh dios. Quebrándose una y otra y otra vez, no puedes escapar. Ya es muy tarde para ello y tú lo sabes. ¿Y por qué combatir tan gloriosa destrucción? Permítele sostenerte y déjale verte morir en sus brazos. Una y otra y otra vez.

Eriol, tan indecorosa arrogancia, pudo escuchar a Clow decir en su calma voz, el Clow real, su verdadero ser el cual no era realmente él porque eran mitades aparte, y de alguna forma el saberlo no lo lastimó tanto como lo había hecho antes. Eriol. Ah, niño tonto, tonto.

—Sí —dijo él.

—¿No vamos a continuar? —preguntó ella e inclinó su cabeza hacia un costado.

Las hojas se amotinaron en su pelo, y la acción fue un desafío en sí mismo. Vamos, parecían decir. Tócala. ¿Qué estás esperando? Tómanos, como si también fuéramos sacrosantas. Pero tócala. Tómala.

Tómala.

—Baila conmigo.

Tomó las manos de ella entre las suyas y ella se deslizó entre la distancia que los separaba tan ligeramente como si hubiese sido remolcada por el viento. El cerró sus ojos por un momento y simplemente la sintió. Un momento de soledad, y él quiso decir "momentos", pero en realidad no estaban en soledad, porque él no estaba solo, ella estaba con él. ¿Y qué? El mundo se diluyó como siempre lo hizo y aquí estaba un momento de soledad entre dos personas solitarias, y esa era la soledad de ambos.

El aliento de ella se sentía tibio y húmedo sobre su mejilla. El tembló.

—Me estás pisando —se quejó ella, y sus ojos se encendieron por la súbita proximidad.

El apretó su agarre en su mano y la trajo más cerca, rumoreando bajo su respiración. Apenas podía escuchar la música. Era un vals que conocía muy bien; un adorable ritmo, feliz e incesantemente vivo. Las palabras eran desconocidas, extranjeras. Ah, italianas, esa melodiosa soprano.

—¡Ey! —susurró ella risueñamente cuando él la levantó en sus brazos con un rápido y vertiginoso movimiento. La luz del sol se arremolinó sobre ellos, brillante e extraordinariamente irreal en el desierto claro, excepto por el silencioso movimiento de sus cuerpos deslizándose dentro y fuera de las moteadas sombras, salvo por esa misteriosa y aterciopelada música que en realidad él no podía escuchar... Verdi, pensó perezosamente. La Traviata. El vals de Violeta. Una muchacha feliz.

—Ey —murmuró él en respuesta y se inclinó, dejando caer el cuerpo de ella sobre su brazo derecho, rompiéndola gentilmente en su abrazo así ella parecería resquebrajada también. Su oscuro cabello se escapó de su abrazo, y se derramó sobre la tierra, agua negra, negra, nutriendo la tierra seca, pero una de sus manos aún estaba alrededor del cuello de él, y su otra mano fluyó por sobre la tersa línea de su garganta y hacia la tentadora curva de sus senos bajo la fina y blanca seda que vestía su cuerpo, y su cuerpo no era agua, no, era la música, pero eso era Violeta, sí. La luz del sol entonces, pero donde estaba la luz del sol, no pudo verla, pero pudo verla a ella, y de que modo pudo verla. Y su rostro estaba notablemente visible en contraste con el negro de su cabello, y la pura blancura de su piel, atrapada entre luz y sombra, giró hacia él, inmersa en una ternura tan fiera que casi podía verla, también, ¿y qué es esto? ¿Qué es esto? Se dio cuenta de qué eran, eran lágrimas. ¿Cuándo fue la última vez que ella lloró así? No, no pienses en eso. Pero su angustia, era tan insoportablemente sensual.

Y es que así de hermosa era ella, pensó él. Eso era todo lo que podía hacer para no besarla allí, aquí, ahora, de un roto final hacia otro. Y él sí la besó, porque no pudo no hacerlo. ¿Qué es esto? Repitió una y otra vez en su mente mientras su boca se deslizó por los contornos de su mejilla, luego su cuello, y luego sus senos, salvajemente, triunfalmente. Ella gimió, y el sonido estuvo muy cerca de volverlo loco.

Mantente entero.

Ya era demasiado tarde

—No llores, querida —la calmó él y la trajo más hacia él. Ella se plegó contra el cuerpo de él tan fácilmente como si fuera algo muy muy frágil, y en ese momento supo que solo tendría que soltarla y ella se hubiese quebrado. Completa e irrevocablemente. Pero no podía hacer eso, no lo haría. Esa era su certeza, su desesperante secreto. Ahora ella podría hacer con él lo que quisiera, lanzarlo al viento y al cielo, y al inmisericordioso sol, y él ni siquiera voltearía para no verla. Podría derramar, podría caer, podría quebrarse en pedazos, podría morir. Pero nunca rechazarla. Aunque pudiera, pensó tristemente. Como si él fuera sacrosanto.

—Es que estoy feliz —susurró ella—. Tan feliz.

La música se elevó hasta un tronante crescendo, tan fuerte; y el ritmo era una voz, clara y penetrante. Bailen niños. Pierdan un paso y yo moriré. Un, dos, tres. Un, dos, tres. Un, dos...

Tres.

Vuélvete: Hacia Mí. (Turn: To Me)


La mañana era tibia, notó con sorpresa al abrir la ventana. Ella apoyó su mano contra el panel de vidrio e incluso éste estaba tibio. Cerró los ojos y presionó la palma completamente contra la sorprendente tibieza, preguntándose si se quebraría seguramente por no poder soportar tanto calor, pero ya no estaba sorprendida cuando no pasó, solo retiró la presión de su toque, como si le dijera no, no, si me quiebro, ciertamente tu también te quebraras. Remueve tu mano y ve más allá de la tibieza. Así que lo hizo, y observó la tibieza, pero no pudo ver nada, solo su borroso reflejo incrustado en el cristal. La decepcionó, de alguna forma, esta certeza entre reflejos y cristales porque significaba cosas efímeras. Y ella hubiese preferido no inmiscuirse en tales cosas.

Ahora no.

—¿Cómo se rompe un huevo?

—Un huevo no se rompe —contestó con moderada diversión.

—Sí lo hace.

El aclaró su garganta.

—Un huevo no se rompe.

—Sí lo hace.

rompes el huevo —dijo solemnemente—. El no se rompe. No por sí mismo.

Tomoyo lo observó desde el otro lado de la mesa. El sorbió su café con ridículo cuidado como si estuviera inseguro todavía, a pesar de que había bebido de la misma tasa por incontables mañanas, a pesar de que la había visto preparar su café incontables mañanas, también. Incontables, reflexionó ella. No realmente. Unas pocas mañanas, tal vez, y ella seguramente sí las podía contar. Juntó sus manos de forma pensativa. La mañana después de esa primera noche. La mañana después de la última noche. La mañana después de esta noche. Sí, no eran incontables, después de todo, pero así era como le parecía a ella aún, sí, o porque sabía que posiblemente no podría contarlas. Una palabra cruel... contar. Implicaba un proceso cuantificable y ella simplemente no podía cuantificarlo a él. Uno la mitad del otro mientras él dijera mitad amargamente. Ella solía pensar que él era demasiado duro consigo mismo, seguramente él era una persona completa, la más irrompible que ella jamás había conocido y jamás conocerá, viviendo con y conciente de su propia ruptura. Aún así él vivía. Y ella nunca lo hizo. Algunas veces pensaba que nunca había vivido. ¿De que otra forma podría realmente vivir, amar y tal vez ser amada? No había amor en su íntimo ser quebrado, no había vida. Ella era el tentador reflejo en aquel panel de vidrio pero no había nada más allá de ella, no había más allá de ella.

Pero más allá de él, había tan infinitas promesas. Más allá de él, había tal incontable y perdurable tibieza. Lo sabía a través de cada delicada caricia, con la sensación de su cabello entre sus dedos, el reconfortante murmullo de su voz, suave e infinitamente tierno al arrullarla para dormir. ¿Por qué él no podría entender? pensó ella tristemente. Deseaba poder decírselo, pero no se atrevía. Algunas veces, hasta hubiese admitido que estaba asustada. Ese miedo yacía entre ellos, tan tibio e inquebrantable como una pieza del más frágil cristal

El le sonrió.

—Por supuesto, eso ya lo sé.

—Hmm... —murmuró Eriol. La diversión estaba otra vez en sus ojos y ella le sonrió—.

—Bueno dime. ¿Por qué tanta curiosidad con respecto a los huevos?

—Quería prepararte el desayuno. Hace un rato, antes que despertaras. Tu me contaste cuanto te gustaban los huevos revueltos... ¿o son los huevos Benedict?

—Huevos Benedict —respondió rápidamente—. Bueno, en realidad ambos me gustan.

—Así que ambos. Ah —murmuró él y tomó otro sorbo de su café—. Ya veo.

—Pero estoy siendo ridícula.

Realmente sí. El lo sabía, también, pero de alguna manera él parecía entender. Ahora él rió y le negó con la cabeza, pero debajo de todo eso ella supo que él entendía. Así que ella pudo decir lo que quisiera decir y sentirlo así y, lo más importante, ella podría preocuparse por lo que él pensara de sus pensamientos. Y eso era algo de lo cual nunca pensó preocuparse, realmente. Que otra persona se preocupara por lo que ella dijera, y que ella estuviera segura de ello. Pero estaba siendo ridícula otra vez.

—No, no lo estás —dijo él y puso su tasa muy pero muy cuidadosamente sobre la mesa—. Tal vez. Un poquito. Pero es una linda forma de ridiculez.

—¿Hay una linda forma de ridiculez?

—Siempre la hay —dijo seriamente. Una linda forma de ridiculez.

Y se vio tan adorable al decir eso, con un oscuro mechón de cabello cayendo sobre su rostro y mezclándose con la luz la cual moteaba su piel, y sus ojos, esos ojos, líquidos e intensos. No solo simplemente adorable, sino la personificación de la tibieza. Exquisito. De pronto ella quiso tocarlo, pero si lo hacía, él se quebraría bajo sus dedos como ese elusivo cristal, y así también ese aterrador miedo.

Piensa en otra cosa, se dijo a sí misma. No te quedes simplemente aquí observándolo y deseándolo neciamente. Sino que imagínate rasgándote en él y sosteniendo esa tibieza en tus manos. Imagínala en tu cuerpo, y rasgándose dentro de ti. ¿Cómo se sentiría? Solo imagínalo.

Piensa, piensa en otra cosa, porque imaginar puede lastimarte. Puede lastimarte mucho.

—¿Y desde que soy ridícula, de que tipo soy? ¿También linda?

El pareció pensar en ello.

—Tú no eres simplemente una clase. Ni eres simplemente ridícula. No puedo explicártelo ahora, pero creo que entiendes lo que te estoy tratando de decir.

Y él rió.

Eso fue divertido, que ella sí sabía lo que él quería decir. Ella rió también, pero esta vez ella trató de no pensar más en ello. Puede que haya sido solo una ilusión, este profundo entendimiento que entre ellos fue repentinamente arrollador, un truco de luz, como un reflejo pasajero. Un mal movimiento, una mano sostenida demasiado tiempo, y podría romperse, y ella se quedaría con nada, con su alma rota en pedazos alrededor de ella como si fueran filosos trozos de cristal, y no podría volver a unir los pedazos esta vez. Simplemente no podría. ¿Y entonces donde estaría ella?, pensó abatidamente.

Repentinamente tuvo una visión de si misma en ese claro, en el claro de su madre, detrás de la casa de su madre, el cual, su madre solía decir, que Nadeshiko amaba visitar. No podía culpar a Nadeshiko-san. Era un lugar hermoso, todas esas flores silvestres y esos altos y delgados árboles y esas hojas quebradizas. Ah, las hojas. Aún podía sentirlas, ásperas y punzantes, y rasgando la piel desnuda de su espalda como si fueran dedos arañándola. Y él sonriéndole como si fuera una de sus escandalosas pinturas de hadas vueltas a la vida, murmurando la tonada de La Traviata, y él olería como las hojas agonizantes, la esencia del otoño estaría en su boca, mezclándose con las voces de éxtasis de Violeta, y ella lo desearía aún más, por supuesto. Oh, Tomoyo, no seas ridícula. Sabes que puedes. Siempre, simplemente detenerte.

No, no, no pienses en eso ahora.

—¿Aún estás preocupada por lo de los huevos y de cómo romperlos? —dijo él, con voz contenida. El aún debe estar riendo por dentro, se dio cuenta. Bueno, eso era mejor, por lo menos. Podría ser más sencillo para con ella misma cuando él estaba riendo y divirtiéndose y siendo ridículo. ¿No habría mucha culpa o conmoción, verdad, en desear a este chico mágico y excéntrico, el de esos ojos sonrientes y esa boca curvándose hermosamente rogando por ser besada y besada y besada? No había dolor en ser sensual, en actuar como una chica atontada atrapada en la beatitud de su primer verdadero amor. Seguramente...

Seguramente no.

—Lo mejor sería que me enseñaras cómo se rompe un huevo.

De repente la risa se fue completamente, a pesar de que una pequeña sonrisa continuaba jugando en sus labios.

—Déjalos caer al piso.

—¿Dejarlos caer? ¿Simplemente así?

El parecía estar dándole al asunto algo de consideración.

—Bueno, ¿por qué no?

—No creo que a tu ama de llaves le agrade.

El se encogió de hombros y sonrió de nuevo.

—Ni a Spinel, ahora que lo mencionas. Así que tal vez deberíamos ir a tu casa.

—Creo que tampoco le agradará a nuestra ama de llaves.

El continuó sonriendo.

—A tu madre le agrado.

Y como si eso asegurara todo, lo cual lo hizo y él lo sabía, y ella solo pudo estar de acuerdo.

—Sí. Sí. Pero ese no es el punto.

A su madre sí le agradaba. Era algo extraño y cuando ella no estaba riendo por dentro, estaba asustada. El miedo que sentía no era nada bien definido, pero estaba allí porque le recordaba las cosas que ella prefería que permanecieran indefinidas. Los sentimientos de él. Los sentimientos de ella. Lo que yacía entre ellos ahora. Lo que podría estar entre ellos mañana.

No, no, no, no.

Eriol se encogió de hombros.

—¿Por qué no simplemente me alimentas con un poco de helado, hmm?

—Has comido helado incontables veces.

Allí estaba de nuevo. Esa palabra. Incontable. Realmente debería cuidar las palabras que estaba diciendo. Cuidar aquel cristal. Seguramente un día yacería en ese claro de cuentos de hada, y las hojas no serían más que un doloroso zumbido lastimando su cuerpo, y vería ninfas fantasmales sonriéndole en cada movimiento del viento. Y ella sería Violeta, por supuesto, cantándose a sí misma, solo que no estaría cantando La Traviata, ¿verdad? Una canción tan feliz no estaba hecha para la locura, el sufrimiento, para la angustia de un corazón destrozado. Y ella era todo eso. Violeta, la demente. Violeta, la afligida. Pero no tenía el corazón destrozado, no, aún no,

El se estiró y acarició su mejilla suavemente.

—Tomoyo-san, seguramente una vez más no lastimaría a nadie.

No lastimaría a nadie.

Ella lo observó en silencio.

—Algunas veces...

Y cubrió la mano que se apoyaba contra su mejilla con la de ella, sintiendo su calidez, sumergiéndose en ella.

—Pero podría lastimar demasiado.

 

Fin de la tercera parte

 
Old Gray WolfDiseño y actualizaciones © 2001. Todos los derechos reservados.
Webmasters: Larry W. Fontenot y David Menéndez
Ultima actualización:  16/12/01